Asociación de Amigos de los Espacios Históricos de Abánades

Asociación de Amigos de los Espacios Históricos de Abánades - Museo Histórico, C/ Puente de las Eras, Nº 5, 19432 Abánades (Guadalajara) España.

viernes, 29 de junio de 2012

Buenaventura Leris, un músico en las trincheras I

Los documentos originales de Buenaventura Leris permanecerán en el museo hasta el 14 de octubre

El hombre
Nace el 19 de diciembre de 1913 en Cornellá de Llobregat. Hijo de emigrantes aragoneses, es bautizado con el nombre de Buenaventura, descubriéndose más tarde que consta como Nemesio en el Registro Civil.

Cursa  sus  estudios  primarios  en  la  escuela  pública  y  de  comercio  en  un  Liceo,  alternando  estos últimos con los de música: solfeo, clarinete, saxofón y acordeón. Consigue la capacitación de todos ellos en el Conservatorio Municipal de Barcelona en 1931 e ingresa en la orquesta Speaker´s Jazz, primero; y en la Llobell, después.

En 1934 es llamado a filas y destinado a Regulares, hasta que en febrero de 1936 se licencia como cabo.

Actúa con distintas formaciones hasta que es solicitado por la orquesta de jazz de Juan Dotras Vila, una de las más importantes de Barcelona. Con el fallido golpe militar y la cruenta guerra civil que se desata, la orquesta se disuelve.

Afiliado a UGT, se alista con unos amigos como conductor en la Centuria Móvil nº1 de Barcelona. Transporta víveres, tropas y munición al Frente de Aragón hasta que es destinado al Frente del Centro. Requisados los camiones, combate en difíciles circunstancias en Pozuelo y en el Parque del Oeste de Madrid, cayendo herido en combate. 

Tras la reestructuración del Ejercito Popular, su nueva brigada, la 138, es trasladada en junio de 1937 al Frente de Guadalajara. Y es aquí donde forma una pequeña banda con un grupo de compañeros. A primeros del 38 son requeridos para actuar en ocasiones muy especiales, hasta que se integran definitivamente en la gran orquesta de Joaquim Soms.

Buenaventura, a la izquierda, con sus compañeros de la 138 Brigada Mixta en el frente de Abánades

Pronto llegan las actuaciones memorables en los grandes teatros de Madrid y Guadalajara y los éxitos como “Catalanes en La Alcarria”, que pronto se convierte en un himno para todos los soldados catalanes del frente alcarreño. La orquesta tiene una actividad frenética hasta la conclusión de la contienda, transmitiendo esperanza y haciendo la vida un poco más llevadera  a sus compañeros en las trincheras.

Al finalizar la guerra fue internado en el campo de concentración de Gárgoles, del que fue rescatado gracias a la perseverancia de su familia y a la generosidad del empresario Esteve Estrada que consiguió los avales necesarios. Aquí empezó otra odisea para recuperar su saxofón, que le fue devuelto no sin esfuerzo e interminable papeleo.

En 1944 se casó, tuvo dos hijos y trabajó para la destilería Estrada como chófer y dependiente. A pesar de la pérdida de oído y vista, y demás cicatrices que le dejó la guerra, siguió tocando en distintas orquestas, los fines de semana, en verbenas y fistas mayores.

En la guerra perdió a cinco de sus mejores amigos, perdió su salud, su juventud y perdió el humor, nos comenta su hijo. Sin embargo, nos dejó sus diarios, memorias de un valor incalculable para las generaciones venideras y para los que amamos la historia.

Antes de su muerte, en 1996, visitó con su hijo el frente alcarreño donde pasó casi dos años de su vida: Cifuentes, Esplegares, Torrecuadradilla, Canredondo, Sacecorbo y, cómo no, Abánades.


1 comentario:

  1. http://guadalajaraenguerra.blogspot.com.es/2013/12/todavia-hoy-se-encuentran-restos-de-las.html

    ResponderEliminar